Un mensaje de aprendizaje de nuestro desarrollo como pueblo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email

Por: Sergio Edelstein

Como movimiento juvenil judío, sionista, humanista, tal vez uno de los aprendizajes centrales que Yom Kipur nos enseña, es que este día nos purificamos de nuestros pecados frente a D ?s, pero de ninguna forma frente a nuestros amigos o pares. En forma clara y concreta, en los escritos del Rambam, encontamos la siguiente
explicación:

“??? ?????? ??? ??? ??????? ?????? ??? ?? ?????? ???? ??? ?????, ???? ?? ???? ??? ?????? ??? ????? ????? ?????? ???, ??? ?????? ???? ??? ????? ???? ????? ?? ???? ?? ????? ???? ?? ????? ?????? ??? ???? ???? ?? ????? ?? ????? ????? ?? ???? ???? ??
??????…” (???”? ?”? ???’ ????? ??’ ?’)

“No hay perdón, y Yom Kipur solamente perdona los pecados entre el hombre y D ?s, como quien comió alimentos prohibidos, o tienen razones que hicieron acciones prohibidas, pero los pecados entre el hombre y su prójimo, como quien injuria a su prójimo o maldice y maltrata a su amigo, no es perdonado hasta que no reciba de su prójimo una bendición de conformidad con su acción de perdón…”.

Este mensaje del judaísmo es una característica especial, que refleja el bagaje de valores que caracterizan a nuestro pueblo. No hay dudas, que nuestra principal fuente de inspiración durante generaciones, el Tanaj, nos permite desprender y analizar aprendizajes y pensamientos que son parte del código de valores y conductas universales. Dicho código de valores, son producto de un desarrollo milenario, con influencias de otras culturas y tradiciones, pero elaboradas y organizadas de una forma especial y característica.

El evento que comienza esta consolidación, se da con la concientización de Abraham, y su futura decisión de dejar de lado el politeísmo y encaminar a sus decendientes, en la conciencia de un solo D ?s o entidad divina. Es importante recalcar, que la interpretación de las fuentes o los valores que se desprenden de las mismas, dan lugar a estudios diversos, que son parte del legado mismo del judaísmo: estudiar, aprender, dialogar, analizar, discutir e interpretar. Lo importante es saber, conocer lo que nos consolida como pueblo judío en nuestros días.

La segunda gran fuente de inspiración de valores, se da en el ???? ?? ???? con la escritura de los Diez Mandamientos, como guía jurídica y primaria de nuestro pueblo.
Raban Shimon Ben Gabriel escribió:

“?? ????? ????? ????? ????: ?? ???, ??? ?????, ????? (?????) ??? ????? ????,
????? ??????”

“Sobre tres pilares se sostiene el mundo: Justicia, Verdad y Paz, como es dicho, Verdad y juicio de paz, juzgaras en tus portones”.

Estos tres pilares, se desprenden de dicho evento consolidador, ya que nos brindan una guía, frente a la cual todos los hombres por igual, se presentan frente a la ley y los creyentes, también frente a D ?s. Y esta es la base de la democacia.

La tercera señalización, la podemos definir, como una gran época de creación cultural, que durante dos milenios estudió, analizó e interpretó dichos eventos consolidadores. La vida judía comunitaria en la díaspora, es la responsable de la creación rica e influyente, basada en nuestras fuentes. Ella es, en gran parte, la responsable de la continuidad de lo que otros pueblos quisieron borrar de la historia.

Pero tal vez es también la responsable de la muchas veces el intransigente enfoque de intentar no permitir o aceptar el desarrollo natural que como pueblo debemos tener para seguir existiendo y ser creadores y expositores prácticos de dichos valores constituyentes.

Especificamente, los últimos docientos años (aproximadamente), nos enfocan en una creación cultural intensa, desafiante y diferente. Desde la emancipación general en Europa y su infuencia en los judíos que allí residían, hasta desarrollo del sionismo como movimiento nacional e ideológico del pueblo judío, se da con un prísma diferente, una visión peculiar e inovadora del judaísmo, una interpretación de los valores basicos de la creación y fuentes judías.

Estos cuatro grandes marcos de referencia, son parte de nuestra consolidación como pueblo en nuestos días y nos permiten pensar, en forma ámplia y abierta, sobre los valores que nos caracterízan, marcan y enorgullecen.

Esta interpretación libre y personal, se centra en la concepción de mundo del pueblo judío y su creación valorativa especial, que coronan nuestro bagaje judío.

La santidad de la vida humana, es de los más sagrados valores característicos del judaísmo, desde el prebervio:??? ?? ??? ???? ???? ??????? ?????, ??? ????????? ?? ???? ??????? ?? ????(???????62-62).
“A imágen y semejanza de D ?s los creó, hombre y mujer los creó…”

Toda la historia de nuestro pueblo esta plasmada de aprendizajes y hechos, que llevan a la práctica valores, que le dan al pueblo judío características humanas remarcadas y especiales, que las vemos plasmadas hasta nuestros días.

La práctica está en el aprendizaje de Yom Kipur como comenzamos este escrito. Debemos ante todo, tener una relación humana, de persona a persona como sujetos, como bien nos legó Martin Buber, en sus interpretaciones prácticas del legado milenario de nuestro pueblo:

“La vida humana posee un sentido absoluto porque trasciende de hecho su propia condicionalidad, es decir, que considera al hombre con quien se enfrenta, y con el que puede entrar en una relación real de ser a ser, como no menos real que él mismo, y lo toma no menos en serio que se toma a sí mismo”.

Leave a Replay

Sign up for our Newsletter

Ir al contenido
A %d blogueros les gusta esto: