EN NOMBRE DEL AMOR

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email

Salo HarEl, Mazkirut Olamit de Hanoar Hatzioni B’Israel

El 15 de Av está considerado dentro del calendario judío moderno como el día del
amor y la amistad. Corazones, flores, regalos y cenas en lujosos restaurantes son la
manera en la que se conmemora esta festividad hoy en día. Sin embargo “Tu BeAv”
empezó como una fiesta de redención, de encontrar el nuevo camino a través de la
reconciliación, el perdón y el entendimiento mutuo, dejando de lado los estigmas
económicos, sociales o regionales para poder unirnos como pueblo.

En realidad, varios son los motivos por los que se festeja Tu BeAv. Según Jazal1, en Tu BeAv terminaron los 40 años de castigo decretados a la generación que salió de Egipto, por lo que, en esta fecha, según está escrito en nuestras fuentes: “dejaron de morir en el desierto” todos aquellos estuvieron involucrados en el trágico evento del becerro de oro en Maamad Har Sianai (Talmud Yerushalmi, Taanit 4). Además,
en el libro de Shoftim -Jueces, se relata sobre una guerra que se desató entre las
tribus de Israel y la de Binyamin. Como parte de esta guerra, las 11 tribus
acordaron no contraer matrimonio con los miembros de Byniamin, condenándola
así a su posible desaparición. En Tu BeAv, sin embargo, las tribus dieron por
anulada esta prohibición, permitiendo así asegurar la continuidad de Shevet
Byniamin (Sobre la guerra, Shoftim 21, 15-24). Asimismo, en Tu BeAv, fue el día
que se permitió a los hijos de las diferentes tribus casarse entre ellos sin
preocuparse de perder parte de la tierra que recibieron por parte de Moshe antes
de entrar a la Tierra de Israel. (Bamidvar 36, 6-7). Este, de hecho, es el motivo
principal por el que a lo largo del tiempo se ha asociado Tu BeAv con “El día de los
enamorados” o el “día del amor”. Vale la pena mencionar que, en Israel, el mes de
Av está asociado a la época de la cosecha de la vid, razón por la que los viñedos
eran elegidos lugares de festejos para Am Israel. Estos, en muchas ocasiones se
transformaban en el lugar ideal para formar una pareja, hecho que ayudo a reforzar
esta fecha como “fiesta del amor”.

Dos elementos se presentan como denominador en los diferentes ejemplos que
vimos anteriormente: por un lado, el amor como valor central, y por otro, la
continuidad del pueblo judío como meta mayor.

En mi opinión, esto es justamente lo que hace de ésta una festividad tan nuestra en
términos de Tnua. Nuestra misión como educadores en general y como madrijim
de Hanoar Hatzioni en particular, es apostar al fortalecimiento y la continuidad de
nuestro pueblo. Esta es la meta a la que aspiramos a alcanzar sábado a sábado, peula a peula, majané a majané. Pero para que esto suceda, no podemos permitir que
nuestro pueblo se siga fragmentando.
Sabido es que, lamentablemente, muchas son las fuerzas que intentan separar,
excluir, diferenciar y alejar a aquellos quienes formamos parte de Am Israel. Por
eso, debemos educar hacia la unión, hacia la reconciliación, hacia el amor, tal
como lo han hecho quienes nos antecedieron a lo largo de la historia en Tu BeAv.
Pero para eso, se necesita mucho más que palabras, se necesitan acciones. De ahí
que creo es fundamental educar y estimular a nuestros javerim a formar una
amplia concepción pluralista, no solo que le permita respetar al otro tal y como es,
sino también y principalmente, que le permita despojarse de todo tipo de
preconceptos y estigmas que eviten la unificación del pueblo judío como nación.


1 Jazal: Jajamim Zijram Libraja. Se refiere a los sabios judíos de la época de del Talmud y la Mishna,
desde la época del Segundo Templo (235 A.E.C), hasta el año 635 E.C.

Leave a Replay

Sign up for our Newsletter

Ir al contenido
A %d blogueros les gusta esto: