Majón Continental de la Familia Hanoar Hatzioni

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email

Más de 60 años de creación educativa, gestación juvenil responsable,
profesional y comprometida con un mensaje judío, sionista y
humanista

Por: Sergio Edelstein

Sección: Tnua


Introducción
El proceso educativo de capacitación de Madrijim y Manhiguim denominado “Majón Continental”, es una perla educativa que con responsabilidad y orgullo desarrolla la familia Hanoar Hatzioni durante 60 años.

El siguiente escrito, se centra en la visión educativa del mismo y el que lo guía
durante este estos sesenta años.

Continuidad
Justamente éste es el primer gran éxito del Majón Continental: durante sesenta años, ininterrumpidamente se ha educado más de sesenta generaciones de “Madrijim” de la familia Hanoar Hatzioni en latino-américa.

Sin haber realizado hasta el momento una investigación histórica (seguramente alguna día se realice) estoy convencido que han habido muchos cuestionamientos y dudas sobre su necesidad y validez. A pesar de ello durante más de medio siglo fueron creados tojniot educativos para capacitar a quienes tienen la verdadera labor: los Madrijim que trasmiten el mensaje educativo de la tnua. Madrijim que el encuentro entre colegas de diferentes comunidades con diferentes realidades, los enriquecen en el único proyecto de tal envergadura y continuidad educativa en el mundo judío.

Adaptación a las necesidades y lugar

Durante los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado, se desarrollan en el mundo educativo tnuatí las “Hajsharot”, un proyecto que comprometía al boguer de la tnuá, con una preparación personal hacia la futura vida en el Kibutz como kvutzá orgánica.

La realidad latinoamericana, llevó a que durante los años de grandes cambios en el pueblo judío en general y el Estado de Israel en particular hubiese que buscar nuevas metodologías educativas para la preparación de los bogrim. La “Hajshará” se calcó paulatinamente a Israel. A la capacitación personal con el compromiso hacia la vida en conjunto en el Kibutz se le agregó la capacitación educativa (Majón de Madrijim y el compromiso en el retorno al país y futura aliá).

Y es así que en el año 1954 en Burzaco, Argentina, los madrijim de esos años, crean un emprendimiento educativo, que sin saberlo, llega a ser la nave educativa común a la capacitación de todos los madrijim en américa latina: el Majón Continental.

Esta adaptación a las necesidades, guiará al proyecto durante todo su desarrollo. Una de las máximas expresiones de esta característica de adaptación a necesidades y tiempos, fue la creación del Majón Continental Tzfoni, cuya primera promoción fue en Julio de 1993, tras una gestación en base al modelo que se desarrolla en el sur del continente. Este proceso dio una respuesta vedadera a miles de jovenes madrijim, que durante estos más de veinte años, se capacitaron y educaron a generaciones de janijim.

Continuidad en su valores escenciales

Tuve la oprtunidad de pasar por el proceso integrador del Majón Continental, como Janij, Madrij, Rosh Majon y posteriormente como Sheliaj de la Mazkirut Olamit.

He vivido un proceso dinámico desde el enfoque metodológico, pero a su vez un proceso rico en valores, en valores verdaderos, puros, valores que van más allá de la ideología. Valores de amistad, respeto, compañerismo, compromiso con sus pares.
Valores humanos como comprensión, verdad, ayuda mutua, tolerancia, respeto a la diversidad, respeto a escuchar y aceptar la otra opinión. Y por supuesto valores que pretenden formar a todos los bogrim: pluralismo, justicia, derecho a pensar libre y criticamente, a dudar, a decidir libremente. Valores que junto al amor al prójimo, a la actividad y actitud judía, son el gran bagage que el judaísmo nos ha guiado durante siglos y que el sionismo ha llevado a la práctica en la creación del Estado de Israel.

Dinámica metodológica

Durante el desarrollo del proyecto, el Majón Continental ha pasado un sinfín de
modificaciones metodológicas y didácticas, fruto de las necesidades, adaptaciones profesionales, teorías educativas reinantes, posturas de los bogrim, etc. No es el lugar para hacer un análisis de las mismas, si bien estoy seguro que se puede aprender mucho de las mismas.

De tojniot preparados por bogrim de cada país, juntos o separados; situaciones en que los shlijim dan seis u ocho sijot cada día; comenzando con cinco días de majané, o un tiul, o directo estudiando quince días o diez. Tojniot planificados por un rakaz, una vaaada o por cada pareja de madrijim; en encuentros personales o por via cybernetica. Todos éstos ejemplos nos llevan a lo que quiero marcar en las siguientes líneas: el modelo metodológico que se está desarrollando, con cambios fructíficos por supuesto, durante los últimos años.

Bases del proceso denominado “Majón Continental para la Capacitación
de Madrijim y Manhiguim en Hanoar Hatzioní”

El proyecto Majón Continental, es una realidad mucho más completa y compleja que el seminario propiamente concentrado en los diez días. Es un proceso educativo profundo y verdadero, que comprende etapas preliminares fundamentales, de preparación, estudio, toma de decisiones, evaluación y creación.

Vemos los “resultados” (si podemos referirnos a resultados en educación) en el
compromiso asumido por los bogrim, en la mejor educación (Hadrajá) en sus tnuot, no solamente en el marco del ken, sino también saliendo del mismo, influyendo en la mayor cantidad de jóvenes judíos y comunidad en general.

Dicho compromiso es por sobre todo, el mensaje que como tnuot noar, pretendemos transmitir: activar en un marco juvenil judío y sionista, que ve en la realización personal en Israel del joven boguer, su máxima aspiración.

Los objetivos centrales del Majón Continental son:

  • Capacitación de Madrijim y Manhiguim para el desempeño y desarrollo de la labor educativa tnuatit, basado en un proceso de toma de decisiones democrático verdadero.
  • Consolidadción de la “Manhigut” Continental paralelo a un proceso de fortalecimiento en la “Hanaga” local.
  • Desarrollo natural y profundo de la “Hadrajá”, definida como la conjunción entre la concepción de mundo de la Tnuá (cristalizada en su Valores) y una metodología particular con el perfíl exclusivo que caracteriza una tnuat noar.

Por lo tanto, el eje temático que unifica todos los contenidos que se transmitirán en el Majón Continental es “Ser Madrij y Manhig en Hanoar Hatzioní”.

La integración de conceptos y vivencias en la realización de un proyecto

La concepción educativa detras del modelo metodológico instrumentado en el Majón continental, se basa en una capacitación del futuro madrij, proyectada hacia la elaboración y puesta en práctica de una “Tarea”. La misma, es una experiencia práctica, basada en conocimientos de diferentes áreas de contenidos, los que giran en torno a un eje temático central.

La experiencia práctica (Tarea) es producto del proceso de adquisición de
conocimientos desarrollado durante todo el Majón, experiencia integradora del
mensaje presentado por medio del eje temático central.

La tarea, esta debidamente adecuada a los diferentes parámetros que caracterizan eidentifican cada uno de los diferentes (4) Shlavim (niveles), en los cuales está dividido el Majón. El objetivo de estos niveles es diseñar una capacitación que le permita al nivel 2 realizar con éxito una primera experiencia en Hadrajá, al nivel 1, perfeccionar lo adquirido y al nivel Manhiguim interiorizar, cuestionar, y criticar temáticas relevantes a su futuro personal y como líderes de sus movimientos. En el Majón del sur, el nivel 3, convoca a los janijim que comienzan el curso de madrijim al regreso a sus paises, y tiene como principal objetivo motivar y dar una primera
pincelada del desafio y responsabilidad de Ser Madrij.

En paralelo al trabajo y el aprendizaje en los niveles, se desarrollan dos marcos
complementarios y metodologicamente parte integral del programa general educativo.
El marco denominado “Tarbut”, permite integrar en actividades generales a los
participantes de todos los niveles, en actividades educativo culturales, intercambiando ideas y experiencias con javerim de diferentes edades, paises e idiosincracias. El segundo marco, desarrollado en los últimos años con mucho éxito, es el “Moadon Israel”, marco que irradio a todos los keinim, y hoy en día, se construyeron espacios físicos con similares caracteristicas. El “Moadon Israel” es un espacio físico, portador de contenidos israelies. Es un lugar decorado con materiales y componentes israelies, en donde el participante puede ir en todo tiempo libre, escuchar musica, ver peliculas,
charlar, preguntar, etc. En el mismo se desarrollan como parte del tojnit general, actividades generales para todo el majon, con tematicas netamente israelies, en una gran gama de temas y contenidos.

El desafío de los Bogrím, Shlijim y Javerím de la Mazkirut Olamit es lograr que este proceso eleve el nivel personal de los Janijim, el nivel educativo de los diferentes keinim y el compromiso ideológico con el mensaje de Hanoar Hatzioni.

Leave a Replay

Sign up for our Newsletter

Ir al contenido
A %d blogueros les gusta esto: