EL PUEBLO JUDÍO, “EJEMPLO PERSONAL”

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email

Por: Mia Rapp, Rosh Jinuj Israel HaTzeira B’Argentina

Durante la historia del pueblo judío ocurrieron grandes tragedias, pérdidas, desastres y
heridas muy importantes. Es interesante ver cómo nuestro pueblo tiene, además de
muchas ocasiones de celebración, festejo y agradecimiento, otros momentos de tristeza
acompañados de introspección y reflexión.

Tisha Be Av es uno de los momentos del año en el cual recordamos, no una sino varias
adversidades desde la destrucción del primer y segundo templo hasta las deportaciones del
gueto de Varsovia a Treblinka y, más recientemente, el atentado a la Asociación Mutual
Israelita Argentina (AMIA), entre otros ejemplos sucedidos en esta fecha.

El pueblo judío desde sus momentos más antiguos logró salir y superar (algunas veces de
manera más rápida y otras menos) las más difíciles situaciones. Tuvo recaídas, conflictos
dentro del mismo pueblo, persecuciones y traiciones. Pero de cada una de estas pudo salir
adelante a través de la perseverancia, la reflexión y la memoria.

Pero, quedarnos únicamente con la idea de que el pueblo judío salió adelante es quedarnos
con la parte feliz, la parte que nos llena de esperanzas. En cambio, al ir más lejos, podemos
saber que esto lo logró gracias a la capacidad que tuvo de reflexionar, analizar sus acciones,
revisar en lo más profundo de sí cada error, cada tristeza y también cada alegría. Y creo yo,
que esa es la parte más difícil de todo esto. Dejar un momento, exclusivamente para la
introspección, que a veces, es lo que más miedo nos da.

“Un pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla”

Año tras año, enseñamos en nuestras Tnuot transmitiendo valores que aprendemos y
recibimos de las historias del judaísmo. Año tras año, somos los encargados de mostrar
cómo el pueblo superó todas las dificultades y como somos nosotros los responsables de
hacer memoria para no olvidar, para que estos tristísimos eventos no se repitan nunca más.

Pero ¿por qué creo que son tan importantes estos valores de “perseverancia”, “seguir los
ideales”, “no rendirse”, “luchar por lo que uno desea” y, sobre todo, “hacer una reflexión”?
¿No representa el pueblo judío lo que deberíamos anhelar en nuestras vidas? ¿No somos los
encargados de transmitir estos valores, pero también aplicarlos en los momentos más
complicados de uno mismo? Yo creo que sí. La historia del pueblo judío puede ser
analizada desde una perspectiva que nos permite compararla con uno mismo, con la de
una persona que durante su vida atraviesa grandes momentos de felicidad, euforia,
caminos fáciles. Pero también, momentos de infelicidad, dificultades y desafíos.

Como jóvenes que estamos en el camino de formar nuestra identidad, de volvernos
adultos, de superar crisis y de crecer, muchas veces nos encontramos confundidos y
perdidos. Muchas veces, no tenemos esperanzas o creemos que no somos lo
suficientemente fuertes.

Y ahí, es donde entran dos factores claves que nos dan un empujón. Por un lado, el
judaísmo, nos enseña que se puede salir de las más difíciles encrucijadas reflexionando,
aprendiendo de nuestros errores y haciendo memoria de nuestras acciones e historia. Por
el otro, la Tnua nos muestra la fuerza que tenemos los jóvenes para alcanzar nuestros
objetivos, nuestros ideales. Nos muestra también la capacidad que tenemos de educar, de
transmitir, de crear un marco lleno de valores y de llevar al hombro nuestras Tnuot llenas
de aspiraciones de construir un mundo mejor.

En conclusión, nosotros, al igual que el pueblo judío, somos capaces de superar cualquier
contratiempo. Pero para eso, debemos comprometernos a corregirnos y no temerle a la
búsqueda y análisis dentro de uno mismo para encontrar aquellas cosas que debemos
cambiar. Por el otro lado, la Tnua nos enseña el potencial que tenemos cada uno de
nosotros de luchar y alcanzar nuestros sueños y nuestros objetivos. De levantarnos de
nuestras caídas, mejorarnos día a día y de trabajar por un lugar en el cual haya menos
conflicto, odio, intolerancia y más respeto, diversidad y paz.

Leave a Replay

Sign up for our Newsletter

Ir al contenido
A %d blogueros les gusta esto: