COMO UN MARINERO MIRANDO A LAS ESTRELLAS

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email

Por: Gabriel Shnaider

En estos últimos días me tome el tiempo de observar, analizar y reflexionar distintas situaciones que se presentan en el nuevo escenario que estamos viviendo, y por ello me gustaría compartir algunas ideas con ustedes. 

Fue de un momento para el otro que el mundo entero se paralizó, deteniendo consigo la vida normal que se tenía antes como conocida. Solemos (o solíamos) vivir dentro de una gran rutina, muchas veces sin percatarnos de “detalles” que son realmente parte esencial de nuestro día a día. Poder salir a la calle, juntarse con amigos, comer en restaurantes, asistir a clases, saludar dando la mano, entre otras prácticas que ya eran intrínsecas, las cuales nunca cuestionamos ni valoramos como merecían. El pasado viernes fue la primera vez que las sinagogas de Lima permanecieron cerradas sin ofrecer el tradicional Kabalat Shabat. Fue un sentimiento muy extraño, algo amargo y melancólico, hacer tfila en casa y no junto a la kehila. Es triste, pero real, que uno aprende a valorar lo que tiene cuando lo pierde.

Frente a todo esto, entendí que la diferencia fundamental está en la actitud que decidamos tener frente a esta situación; podemos encerrarnos en pensamientos negativistas y predicar el fin del mundo; o aprender de ella para luego continuar, mejor que como estábamos antes. Como dice Richard Evans: “A menudo en los más oscuros cielos es donde vemos las estrellas más brillantes.”  Las estrellas suelen usarse como figura metafórica de esperanza y fe. Como también, por siglos fueron el GPS de marineros, utilizando su luz como brújula para encontrar el camino a su destino. En esta oscura noche que trajo el COVID-19, también podemos ver algunas estrellas que nos muestran el norte a seguir, y que su luz nos llena de ilusión. 

Estrella #1: Conciencia sobre la importancia de la Salud Publica

Nuestra salud es lo más importante, estamos en el deber de saber cuidar y proteger, tanto a nosotros como a toda la población para evitar perjudicarnos. Mucha gente vive desinformada sobre este concepto tan básico y primordial; la falta de conocimientos que se ha demostrado son luces de alerta que deben preocuparnos. Actos tan simples como lavarnos las manos o taparnos para estornudar, toman hoy la importancia que siempre debieron tener. Como también, entender, respetar y reconocer a quienes son parte de los sistemas de salud, personas en constante preocupación de cuidar de todos.

En este contexto salta un concepto relevante, que es el de la Salud Publica. Esta la entendemos como la respuesta organizada de la sociedad dirigida a promover, mantener y proteger la salud de la comunidad, y prevenir enfermedades, lesiones e incapacidad. La clave está en eliminar el egocentrismo, y remplazarlo por el aporte y apoyo que le podemos otorgar al bienestar de un colectivo. 

Estrella #2: Detox de la tierra

Los humanos nos detuvimos unos cuantos días, pero el resto de seres vivos con los que compartimos el planeta están en más movimiento que nunca. 

Videos de los canales de Venecia donde se logan ver peces, cisnes e incluso un delfín, como también un par de jabalíes en Múnich o un de pingüinos en el zoológico de Chicago; nos hacen pensar sobre el impacto que tenemos en el ecosistema. 

Al cuarto día de haberse declarado Estado de Emergencia y aislamiento social obligatorio en Perú, salí por unos minutos al mercado a comprar lo que faltaban en mi casa. Fue realmente impactante ver como la clásica “Lima gris” estaba pintada de un hermoso celeste. Durante 20 años viviendo en Lima nunca antes había visto el cielo tan colorido, reflejando limpieza y vida. Puede ser que lo haya sobrevalorado después de algunos días sin salir de mi casa, eso no quita que el paisaje haya sido realmente admirable.

Durante años se ha hablado del deterioro del planeta y su naturaleza, producto de la destrucción que genera la humanidad. Ver como en pocos días el mundo se curó a sí mismo, nos dice el cambio no es inalcanzable, y que estamos a tiempo de seguir cuidando y protegiendo nuestra casa.

Estrella #3: A propósito de las clases virtuales

Colegios, universidades, tnuot y otros centros educativos se vieron forzados a cerrar sus puertas con el fin de salvaguardar la salud de sus miembros. Gracias a la tecnología, muchos han podido adaptar sus actividades, haciéndolas virtualmente. Lo primero es admirar y reconocer el esfuerzo de todo educador por continuar con su labor a pesar de las circunstancias. El afán de profesores, madrijim, directores y de toda la comunidad educativa por querer estar junto a sus niños y adolescentes para acompañándolos en tiempo de incertidumbre, demuestra la nobleza y sinceridad con la que se dedican; ya que no es obvia la actitud que están decidiendo tener.

Aunque las clases virtuales ya existían, la fuerza y protagonismo que adquirieron durante esta cuarentena nos invita a una interesante reflexión. Los modelos arcaicos donde el profesor dicta una ponencia y trasmite sus conocimientos a un grupo de alumnos que no tienen ninguna participación activa en su proceso educativo salvo escuchar y memorizar, se han visto parcialmente obligados a cambiar. Las clases virtuales dependen de la autonomía del educando. Si bien se puede dar una conferencia virtual, el educador se ve bajo la exigencia de planificar con una dinámica lo suficientemente creativa y atractiva para asegurar su eficiencia. De igual forma, los modelos actuales apuntan a que una clase virtual debe incentivar al educando a un trabajo independiente, donde él debe ser protagonista de su aprendizaje y el docente cumple el rol de guía y asesor.

Por otro lado, la rutina de los centros educativos también tiene algunas características que solían pasar desapercibidas que hoy adquieren el valor y reconocimiento que merecen. La socialización es indispensable para el desarrollo humano, y por más que la tecnología permita comunicación entre todos, no es lo mismo que la interacción interpersonal física cara a cara. Es irremplazable el valor que puede tener un abrazo, un hi-five, o una palmadita en la espalda. Desde hace ya varios años el psicólogo Lev Vygotski hace énfasis en que los niños adquieren nuevas y mejores habilidades cognitivas a través del aprendizaje generado gracias a sus experiencias y vivencias al relacionarse con otros. Citándolo: “Aprendemos de los otros y con los otros”

También Paulo Freire argumentaba qué es más fácil aprender en compañía que en soledad, comparando al grupo como la célula básica de la educación.

Estas son solo tres luminarias que nos llaman a la reflexión y ojalá a la construcción de un nuevo futuro. Así como estas hay muchas otras que debemos identificarlas y saber utilizarlas. Los momentos de crisis debemos verlos como nuevas oportunidades para crecer, cambiar y mejorar.

….

En lo que dure la noche y sigamos navegando, además de mirar al cielo en busca de rumbo, es primordial ser conscientes de nuestro comportamiento. Entender que estar en cuarentena implica un estilo de vida al cual no estamos acostumbrados; debemos tomar las medidas necesarias para cuidarnos, protegernos y superar con éxito el tiempo que esta situación conlleve.

Uno de los puntos más importantes es velar por la salud mental. Dentro de lo más destacado y repetido en los artículos publicados por los expertos en días recientes, encontramos los siguientes consejos:

  • Es importante entender la situación en la que nos encontramos, los motivos que tienen las medidas de prevención tomadas y encontrarle un propósito. Como dijo Viktor Frankl: “Quien tiene algo por qué vivir es capaz de soportar cualquier cómo.”
  • Los noticieros, medios de comunicación y redes sociales están inundados de noticias, nueva información y actualización de casos, tanto que puede llegar a ser abrumador. Es importante limitar y controlar nuestra exposición a todo ello; logrando asimilarla con calma para no ahogarnos.
  • Gran mayoría del material que circula en internet es conocido como Fake News. Debemos siempre tener una mirada crítica y analítica frente a la información y corroborar que sea de una fuente confiable. Sobre todo, no seamos parte de la cadena de difusión de pánico, frenemos la histeria y proporcionemos contenido verídico.
  • Aunque nos encontremos en aislamiento social, podemos y nos corresponde seguir en contacto con nuestros familiares y amigos. Es trascendental que situaciones como esta las atravesemos acompañados. Aquí estamos todos para apoyarnos y salir adelante juntos.
  • Es necesario y de gran ayuda buscar actividades que nos distraigan, no estar 24/7 pensando en la pandemia. Que la vida siga depende de que nosotros queramos vivirla.

Así también es sustancial (en cualquier contexto) tener otros cuidados como:

  • Una dieta balanceada y controlada. Estar en cuarentena no tiene por qué hacernos exceder limites que perjudiquen nuestra salud en otros aspectos. 
  • Abramos las ventanas, que entre luz solar, poder ver los árboles y escuchar el canto de los pájaros, aprovechemos la naturaleza pura que se presenta. 
  • Cuidemos nuestra higiene personal y la limpieza de nuestro entorno. 
  • Hagamos deporte o algún tipo de actividad física, miles son los beneficios para nuestra salud, como, por ejemplo: Libera las hormonas de la felicidad, Alivia y reduce el estrés, aumenta la autoestima, alivia la ansiedad, mejora nuestra conducta, combate los trastornos del sueño: insomnio y somnolencia, sirve como actividad distractora.

Por último, queda darnos cuenta que no estamos solos en el barco. Somos todos los que vamos navegando. En los últimos días hemos sido testigos de un sinfín de muestras de solidaridad y empatía, como toda la humanidad está extendiendo la mano para estar juntos. Ver gimnasios ofreciendo clases y entrenamientos factibles en casa, restaurantes publicando recetas para que cada uno pueda cocinar, artistas que organizan conciertos virtuales para entretener a sus fans, doctores y psicólogos ofrecen su servicio de forma gratuita por sus redes sociales para evitar colapsar el sistema de salud; entre muchas otras iniciativas de gente con buen corazón que tienen la intención de aportar su granito de arena.

El miércoles 18 de marzo se difundió una cadena para que a las 8:00pm todos los peruanos salgan a sus ventanas a aplaudir en forma de agradecimiento a quienes siguen trabajando para sostener esta situación. Esta también fue llevada a cabo en varias ciudades del mundo como una propuesta para que doctores, enfermeras, policías, militares, personal que trabaja en la recolección de desechos y mantenimiento de la ciudad, bomberos y trabajadores de los centros de abastecimiento, sean galardonados con fuertes aplausos, silbidos e incluso con canticos de celebres canciones.

Durante los minutos que duró el espectáculo, se pudo apreciar la fuerza con la que estamos combatiendo. 

Una persona sola no se escucharía ni a una cuadra, pero esto genero una vibra que se sentía hasta en los edificios más altos de Lima.

Otro gran ejemplo son los 4 aviones de El-Al que vinieron a Lima trayendo ciudadanos peruanos que se encontraban en Israel, y regresando alrededor de mil israelíes que se hallaban en Perú, otorgando la posibilidad de que cada uno esté en la comodidad de su hogar en momentos tan complicados.  Este es el poder de la unión y la solidaridad. 

Pensar en todo esto me trae a la mente una canción que solía cantar con mi papá todos los viernes cuando salíamos del Shil. El coro versa así: “¡Viva la gente, lo que nos gusta más! Por más gente a favor de gente en cada pueblo y nación, habría menos gente difícil y más gente con corazón.”  

Aprovechemos este episodio para reflexionar y generar un verdadero cambio. Fijemos nuestra mirada al cielo en busca de estrellas que brillen y nos iluminen para poder seguir navegando, seamos responsables con nuestro comportamiento durante el viaje, y apreciemos al resto de marineros que están navegando a nuestro lado.


 1 Entendemos Salud Mental como: “«La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades». Los conceptos de salud mental incluyen bienestar subjetivo, autonomía, competencia, dependencia intergeneracional y reconocimiento de la habilidad de realizarse intelectual y emocionalmente. También ha sido definido como un estado de bienestar por medio del cual los individuos reconocen sus habilidades, son capaces de hacer frente al estrés normal de la vida, trabajar de forma productiva y fructífera, y contribuir a sus comunidades. Salud mental se refiere a la posibilidad de acrecentar la competencia de los individuos y comunidades y permitirles alcanzar sus propios objetivos” (Organización Mundial de la Salud, 2004)

2 Hay miles de videos en YouTube con clases virtuales para hacer desde la casa sin necesidad de equipos especiales, existen apps con rutinas de entrenamiento, y muchas otras formas de poder ejercitarnos desde casa, así que no hay excusa.

3  Lamentablemente no todos asumen su responsabilidad cívica como deberían. De igual manera, como dijo Mahatma Gandhi: “No debemos perder la fe en la humanidad que es como el océano: no se ensucia porque algunas de sus gotas estén sucias.”

Leave a Replay

Sign up for our Newsletter

Ir al contenido
A %d blogueros les gusta esto: