Humanismo democratico como régimen de una vida y educación

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email

Razón y Misión

Por: Moshe Guertner

Moshe Guerter fue uno de los pilares ideológicos del Hanoar Hatzioni en Hungria. Guertner fue miembro del kibutz Kfar Glikson y se desepeño como sheliaj del movimiento en Uruguay.

En el centro de nuestra concepción se halla naturalmente la aspiración sionista y su realización efectiva, en particular vemos en el movimiento sionista un movimiento idealista, cuya visión moral le sirve de base.

Las doctrinas materialistas en sus manifestaciones izquierdistas o derechistas se hallan alejadas de esta concepción nuestra y según nuestro punto de vista no corresponden a una orientación sionista y por otra parte constituyen un peligro psicológico y educativo.

Creemos que no a traves de “ leyes de hierro” ni por procesos de “inercia” en la economía o la politica ha de realizarse el Sionismo.

Creimos que el establecimiento del pueblo disperso en el pobre y pequeño país sería factible solamente gracias a la ferrea voluntad del pueblo todo. Sabiamos que esta disciplina voluntaria poderia surgir solamente del semillero de la unidad nacional, por ello consideramos siempre fundamental la relación entre el hombre y su projimo y entre el hombre y él , o sea: Patria y Nacion.

Desde nuestros primeros pasos anhelamos un regimen de síntesis entre la liberdad individual, sin la cual no puede existir un movimiento basado en la buena voluntad y disciplina voluntaria, y el deber general, sin cuyo respeto resulta imposible el esfuerzo nacional colectivo.

En la educación del hombre judío y en particular de su juventud, orientamos nuestros esfuerzos hacia el verdadero humanismo ilustrado. ¿Cuál era su significado para nosotros? Ante todo, no un sistema teórico absoluto que abarca todos los aspectos de la creación en base a una orientación generalizada y con respuestas pre- concebidas para cada problema. De ser asi, no se distiguiria de otros sistemas ortodoxos, fanáticos, totalizantes y repudiados por nuestro espíritu. Según nuestra visión humanista es el hombre el modulo que fija el valor de toda idea redentora social o individual; el hombre como elemento primodial, como finalidad mediata y remota a la vez y no el hombre como ente abstracto, visión incorporal y amorfa sino el hombre real que sirve de base a toda aspiración, razón de ser de toda doctrina, raíz de toda actividad. Nos orientamos por la visión de este tipo de hombre. Su capacidad, voluntad, cuerpo y espíritu fijaron en nosotros el valor de los diversos programas y directivas.

Según este modulo analizamos las diversas tendencias y los sucesos mundiales y del movimiento, según él, es que nos entusiasmamos o nos decepcionamos. Esta manera de encarar la vida nos sirvió de brujula segura. Del humanismo extrajimos claras bases que nos sirvieron para realizar un efectivo análisis distintivo de doctrinas verdaderas y falsas. Del humanismo apredimos que la vida humana es un valor supremo y valor absoluto. Que el derecho a vivir no puede ser condicionado ni limitado, ni utilizado para ejercer presiones materiales o espirituales; porque cada individuo tiene el derecho natural de ejercer su libre alberio, tanto en el campo espiritual e ideólogico,como en la vida societaria, pues cada unos tiene su conciencia individual y societaria que le impulsa a analizar la realidad social y sacar sus propias conclusiones. Esta conciencia se puede debilitar, como consecuencia de una mala educación u otras circunstacias, pero existe y actúa y a la larga, solo ella debe decidir y solo en ella debe confiarse.

Esta orientación humanista es la que nos conduce a nuestra conciencia democrática. Esto es, a nuestros ojos el único régimen político que no contradice la condución de la sociedad “por el sendero del hombre humano” según la definiera un pensador israeli contemporaneo. Si bien la democracia es un ideal elevado que en ningun lado es visto cumplido en forma absoluta, nos parece, también desde el punto de vista del interes nacional, el único régimen que permite aproximarse a la realización de la síntesis entre la libertad individual y el respeto a la autoridad general, sin la cual se haría imposible el esfuerzo nacional colectivo”. Ya que democracia significa aprecio al individuo, reconocimiento de sus derechos vitales y mútuo compromiso para asegurar el ejercito de esos derechos: permite al indivuduo pensar como quiera y actuar a su manera mientras que con ello no afecte a otros individuos o la comunidad. Impone el respeto a los conocimientos y sentimientos e impide el surgimento de despotas y despotismos cuyos efectos pueden provocar abismos y llantos por generaciones. Educa al ciudadano para que sea responsables respecto a su sociedad, le obliga a actuar según un linea de pensamientos que debe basearse en el interes y el respeto por y hacia las ideas del projimo, incluso aquellas que no le son comodas.

Para nosotros, la democracia es el único regimen ligado al perfeccionamiento moral de la sociedad y el indiviudo. Es la que mejor capacita al hombre para captar conceptos de justicia y renovadas formas de vida e infundirle valores espirituales, espiritu de renovación y dinamismo, creación y permanente innovación. Sin convertir la vida de generaciones enteras en un infierno y sin exigir demasiado a quienes han sufrido todo tipo de desgracias como se acostumbra hacer en regimenes autocraticos. Democracia, en el sionismo y en Medinat Israel barca la elección de un régimen economico- social tendiente a un continuo mejoramiento de las relaciones sociales, corrección de deficiencias sociales y lucha contra la diferenciación extrema en el nivel de vida de las diversas partes de pueblo, como asimismo fortalecimiento y estabilidad económica para condiciones de existencias aceptables para todas las formas de la iniciativa económica y al mismo tiempo evitar que una de estas formas se imponga a las demás.

Leave a Replay

Sign up for our Newsletter

Ir al contenido
A %d blogueros les gusta esto: