Agradecerle a la tnuá.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email

Hoy me encuentro en Shnat Hajshará, pero me preguntó, ¿cómo pasó el tiempo?, ¿cómo fue que ayer tenía 8 años y cantaba con mis amigas en el mifkadesh del majané “Shnat 2013”? ¿Cómo pasó que hice tantas cosas en mi querido ken? Y acá me doy cuenta que la tnuá inconsciente o conscientemente es gran parte de mi vida, siempre lo fue.

Mi ken, el de Concordia, Argentina, desde que tengo 4 años fue mi segunda casa. Corrí, jugué, aprendí, grité, me emocioné, todo en ese lugar que sábado a sábado esperaba que me lleven y de más grande elegía ir…

Sí, subimos chiquitos al tzevet, y por eso ya fui 3 años madrijá, 1 rosh jinuj de mi ken, y del majané, pirsumim, sin contar que uno hace de todo más de lo que su propio tafkid implica. Tiene sus defectos, como así también sus virtudes. Porque esto me hizo crecer como persona, me trajo más responsabilidades, liderazgo, creatividad, cualidades que de no haber sido parte del ken, de la tnuá, no las hubiera adquirido a los 15 años de lleno, como puedo decir que las adquirí y poco a poco se fueron profundizando.

Parece increíble que un/a chico/a de 14, 15 años deje su tiempo de ocio, y lo ocupe en pensar ideas nuevas, peulot, tratar de superarse, pero así es.

Virtudes, defectos, cualidades, de todo en este marco de educación no formal.

Y hoy puedo decir que tengo amigos en 9 países diferentes del mundo, amigos de mi misma tnuá, que tienen otra forma de ver las cosas, que tiene un mismo ken, pero realidades tan diferentes, con quienes tuve la oportunidad de hablar, descubrir, debatir, y te llena conocer y sacar tus propias conclusiones, sin prejuzgar, conociendo.

Soy judía en una ciudad donde somos minoría, unos pocos, sin embargo pertenezco a algo tan grande, con tanta historia, como es Hanoar Hatzioní.

Con certeza, digo que la tnuá te aporta a la vida cosas que de no pertenecer no las tendría.

Hoy me doy cuenta de cómo todo, cada campamento, encuentro, juego, peulá que me dieron y que di, cada decisión a tomar, cada paso influyó en mi como persona…

Por todo esto y mucho más, le agradezco a mi tnuá.

Leave a Replay

Sign up for our Newsletter

Ir al contenido
A %d blogueros les gusta esto: